El nuevo teléfono (2000 – 2012)

Octubre 2000.

Hace un año me quede atónito. Conocí un formato de archivo completamente diferente a todo. Investigué como se investiga en esta época carente de Wikipedia y Google y encontré que este formato comenzó a desarrollarse y fue patentado en Alemania en 1989 pero fue hasta hace 3 años, 1996, que se otorgó una patente en los Estados Unidos. El formato es MP3.

¿Qué es lo que hace el MP3? Básicamente al utilizar la codificación MPEG, la información de sonido original en un CD se reduce 12 veces, sin perder la calidad. Es decir, la copia y el original son idénticos.

Afortunadamente para mi ansia de conocer, hoy trabajo en la industria de las telecomunicaciones y esta mañana llegó mi jefe con un teléfono nuevo. Es el próximo lanzamiento de la empresa y la gente de marketing y ventas están desesperadas porque nosotros, en legal, tenemos detenido ese equipo.

Es un Samsung SCH210. Bastante feo si me preguntan y parece una copia barata de mi Ericsson T28. Además es plateado. Casi un sacrilegio pues los fabricantes de teléfonos móviles hasta hoy, respetan el elegante y corporativo color negro. Así han sido los Nokia, los Motorola y los Ericsson. Pero el color no es el problema.

La razón por la que el vicepresidente legal entre a mi oficina con cara de santo-dios-ahora-cómo-le-hacemos-para-no-meternos-en-problemas es que este equipo tiene capacidad para guardar y reproducir MP3.

Justo ayer comentábamos en la comida sobre el juicio que inició Metallica en contra de Napster y los argumentos que la banda, antes underground ahora corporativa pelo recortado, utilizó en su demanda:

  1. Que los usuarios de Napster directamente violaban el derecho de autor de Metallica.
  2. Que Naspter contribuía a la violación de esos derechos de autor.
  3. Que Napster indirectamente violaba los derechos de autor de los exgreñudos esos.

Ahora teníamos en nuestras manos un instrumento capaz de violar esos derechos de autor y el grupo comercial de la empresa pretendía venderlo destacando precisamente esa capacidad.

Eventualmente solucionamos el problema con horas de estudio y revisión de antecedentes y notificamos a los usuarios que la información en formato mp3 que almacenaran sería su exclusiva responsabilidad y los invitábamos a no colaborar con la piratería.

Napster enfrentó muchas demandas desde 1999  hasta 2001, demandas que le dieron mucha publicidad, publicidad que atrajo a muchos usuarios dispuestos a obtener música gratis. Muchos se indignaron con el cierre y ahí quedó el asunto. Un golpe contra la piratería online.

Enero 2012.

Escandaliza a usuarios en todo el mundo el cierre de Megaupload. Un sitio web creado quizá con la mejor de las intenciones y del cual yo era usuario asiduo, pues entre todas las cosas “piratas” ahí disponibles, podías encontrar alguna información que sí respetara los derechos de autor de otros.

El viejo adagio dice que no hay nada nuevo bajo el sol. Revisando los argumentos utilizados por el FBI para el cierre del sitio, vemos que son coincidentes con aquellos usados por Metallica contra Napster.

Pero hoy estamos indignados por el cierre de Megaupload porque lo relacionamos con la Ley SOPA y otras similares (que quede claro NO apoyo a SOPA ni a ninguna ley parecida). Hoy es más fácil indignarse rápidamente sin conocer los detalles gracias a la velocidad de la información.

Quizá la mayoría de los usuarios de Twitter apoyen al grupo desagrupado de rijosos cibernéticos autodenominado Anonymous, que decidieron realizar una serie de ataques en contra de sitios web como represalia por el cierre de Megaupload.

El problema de la reacción tanto en redes sociales, como en medios tradicionales en contra del “escándalo Megaupload” es la falta de congruencia. Les aseguro que el 95% de quienes se muestran indignados, no comprarían una película pirata (o cd) en la calle. El 98% se mostró indignado por el gasto en la Estela de Luz, porque el dinero se gastó en algo inútil en lugar de dárselo a los pobres o así. El 80% se habrá enojado por los comentarios de Platanito y el 99% se indignó por la conducta de Sacar.

El 100% se indigna por la falta de aplicación de la ley en contra de los delincuentes tanto materiales como intelectuales (o sea, el que comente el delito y el que lo planea). Pero también el 100% se indigna por la aplicación de la ley en contra de la piratería en línea.

Me imagino a una pléyade de Robin-Hoods argumentando que las disqueras, productores, músicos, compositores, fabricantes de cd, y los miles de empleados de todos ellos, ya tienen suficiente dinero y que, bueno, robarles un poco para dárselo a quien lo necesita (uno mismo) no es tan grave. Que pena.

Control en Internet – Segunda Parte

En mayo pasado, el Secretario de Gobierno de Tabasco dijo que “vamos a ponerle freno a estos ímpetus desquiciados y perversos” refiriéndose a aquellos que publican en las redes sociales algún comentario cierto o no, en broma o no, fundado o no, pero que causa gran revuelo en la sociedad, temor o dudas sobre la efectividad de la seguridad pública.

Continuó diciendo que en ese entonces ya estaban “identificadas tres personas que son las que iniciaron estas acciones irresponsables y perversas, después de analizar miles y miles de usuarios y se van a fincar responsabilidades”. Pasaron los días y meses y nadie supo quiénes fueron esas tres mentes perversas que querían causar revuelo y zozobra en la sociedad tabasqueña.

Después vino el caso de los tuiteros de Veracruz, que fueron acusados de terrorismo, pero después ya los perdonaron.

Hay otros casos menos ruidosos pero apuntando en la misma dirección.

El caso es que 140 caracteres han puesto a trabajar a los legisladores de 16 Estados de México. Hace 2 años hubiera sido impensable que sólo 140 caracteres pudieran sacar de su modorra a tantos políticos en el país.

El problema es la reacción de los políticos. En lugar de atender las legítimas inquietudes de los ciudadanos, expresadas de diversas manera en Twitter, se despiertan para preparar nuevas leyes que penalicen a quienes ahí escriben tonterías… o mentiras. Estoy seguro, si analizamos miles y miles de usuarios de Twitter y Facebook, tal como hizo el Estado de Tabasco, encontraremos que hay más demandas legítimas que rumores. Pero al parecer esas no importan. Importan los 3 o lo 2, según la Entidad Federativa, para hacer una campaña mediática en contra de las redes sociales.

No quiero hacer de estas líneas un estudio sobre la endeble legislación y la peor aplicación que tendrá ésta al tratar de probar, como dicen los abogados, las circunstancias de tiempo, modo y lugar de la comisión del delito. Aquellos que saben de leyes y de cómo funciona internet, twitter y demás no tardan en publicarlo.

Insisto que lo que debe preocupar a los electores son las reacciones que la clase política, de cualquier partido, color, inclinación y preferencia, tiene hacia esta nueva manera de expresión ciudadana.

Algunos medios también han entrado en este pandemonio y escuchamos algunos reporteros que utilizan el término Redes Sociales para referirse a cualquier cosa que exista en internet (como páginas médicas o pseudomédicas que “recetan”).

Actualmente nos encontramos todos tan ocupados en la carrera preelectoral que quienes no aspiran a la gran silla o a las sillitas de alrededor, encuentran vía libre para legislar, reglamentar o tratar de controlar a la ciudadanía conforme a creencias personales olvidando la representatividad de un colectivo que obtienen al ser funcionarios públicos. Y no me refiero únicamente al control del internet, tan en boga en estos tiempos, sino a las minifaldas, a las corridas de toros, los besos u otras demostraciones de afecto en público.

Mientras, tenemos que los periódicos nacionales, las televisoras, revistas y otros medios tradicionales reproducen imágenes explícitas del expresidente libio siendo sodomizado por los rebeldes que ahora no son rebeldes sino Gobierno de Transición. También publican los videos de esos actos en sus portales de Internet, sin tapujos, sin responsabilidad y sin previo aviso.

Por otro lado, los jerarcas católicos se basan en su propio “catecismo” para llamar a la desobediencia civil en el caso de aprobarse leyes que ellos consideren injustas o “antivida”. Estos llamados a la desobediencia se han repetido, por lo menos, desde 2005 sin que haya ningún tipo de reacción o de aplicación de la ley en contra de dichos actos irresponsables y tendientes a violación de las leyes por sus seguidores.

Los que saben y los que no, me argumentaran que eso no es contrario a la moral, es libertad de expresión tanto de los medios como de los arzobispos.

Entonces yo me quedo callado pensando preguntar si la libertad de expresión no aplica también en las redes sociales. Pero mejor no lo pregunto.

Control en Internet

La noticia menos leída un miércoles cualquiera en Tabasco, fue ampliamente comentada en medios digitales y redes sociales. Me refiero a las palabras del Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, diciendo que debería crease una policía cibernética para “contrarrestar la rumorología que se propaga en redes sociales”. Pero ¿de dónde viene este comentario? ¿Por qué, de la nada, la clase gobernante de Tabasco se interesa en las redes sociales? ¿Será que Facebook y Twitter crean un riesgo potencial para la salud y la integridad física de los tabasqueños?
Tales comentarios me llevan a escribir, porque en el mismo tenor y el mismo día, el presidente francés, Nicolás Sarkozy dijo que los gobiernos tienen que fijar y hacer cumplir regulaciones en el mundo digital, lo que ha sido repudiado por la comunidad cibernética.
Un poco de contexto: Estamos viviendo la Feria Tabasco 2011, la máxima fiesta de los tabasqueños, donde se reúnen ciudadanos de los 17 municipios del Estado, hay eventos populares, exposición ganadera, juegos mecánicos. En resumen, EL evento más esperado en Tabasco. Este evento, congrega a muchas, muchísimas personas y desde que llegué aquí, he escuchado en estas fechas rumores sobre explosiones, secuestros masivos, ataques, incendios y demás curiosidades que a los mexicanos nos da por inventar. Pero este año además, las redes sociales han tenido un crecimiento exponencial en esta tierra y se utiliza el tweet como sustituto de la palabra hablada. Hasta ahí la introducción.
Los tres personajes que viven en Villahermosa y que leerán esto, recuerdan que el sábado 21 de mayo se podía consultar, bajo diversos Trends en Twitter, una balacera ocurrida en algún punto de la ciudad. A este hecho, se le sumaron múltiples respuestas y comentarios que incluían hechos no tan ciertos o que repetían lo que se hablaba en las calles: la aparición de mantas con amenazas, un supuesto toque de queda, la evacuación de la Feria e innumerables situaciones que causaban miedo entre algunos ciberpobladores de la capital. Los lectores de estos comentarios, los pasaron verbalmente a sus conocidos y el rumor de extendió como lo hacen los rumores: rápido y sin sentido.
Tal fue el espasmo causado que rápidamente, al día siguiente, el gobernador apareció en las primeras planas diciendo que no hiciéramos caso a rumores. El impacto, desafortunadamente, fue tan limitado como los lectores de los diarios. Preguntando a muchos tuiteros y otros adictos a medios electrónicos, no se enteraron de sus palabras, sólo de lo que había pasado (y lo que no había pasado) el sábado.
A los dos días, con labores de inteligencia cibernética y policía tradicional, se anuncia por todos lados y en cada conferencia que se identificaron a las tres personas que difundieron los rumores. Aquí comienzan mis dudas y se me va el sueño: ¿esas tres personas difundieron los rumores? Porque si se buscan los Trends correctos en Twitter, podemos ver que los que difundieron los rumores fueron, al menos 120 tuiteros, mas los retweets, mas los mensajes privados. Total, más de tres.
Quizá a lo que se refieren es que esas 3 personas que ya tienen identificadas hace 3 días, iniciaron los rumores. ¿Qué queremos decir con “iniciaron”? ¿Que fueron los primeros que publicaron sobre las mantas, la evacuación y demás? De la lectura de los discursos de nuestros principales funcionarios se desprende que estas 3 personas actuaron con voluntad “para sembrar la zozobra, pánico y caos”.
Yo tuiteo y tuiteo cosas sin sentido, sin razón y sin fundamento. Otras veces tuiteo sobre mis sentimientos. Y en otros casos, tuiteo comentarios que escucho, ya sea para burlarme o para confirmar lo que escuché. Los titulares de 2 de los 3 poderes del Estado, ¿están totalmente seguros de que las 3 personas identificadas no repitieron lo que escucharon en la calle? ¿ya confirmaron el deseo criminal de estos indiciados “para sembrar la zozobra, pánico y caos”?
Desafortunadamente, el Presidente del Tribunal no tiene una cuenta en Twitter, el Gobernador tampoco tiene cuenta y ninguno de los Secretarios. El tuitero promedio está a la merced de los malintencionados que publican rumores. Nuestra recomendación esta mañana fue: -En lugar de esas decisiones miopes, el gobierno de #Tabasco debería tener una cuenta oficial para contrarrestar los “Rumores”-.
La propuesta es simple, si la gente sabe que tendrá información oportuna y correcta por parte de sus gobernantes, entonces los rumores se acaban y podemos olvidarnos de la “policía cibernética” y otro tipo de intentos de controlar Internet y las Redes Sociales.
Uso para nuestros líderes en Tabasco, el mismo razonamiento que el ex CEO de Google respecto de la propuesta de Sarkozy: siempre es más fácil encontrar una solución tecnológica para los problemas en internet que la imposición de reglas por parte del Estado. También, tomamos en cuenta y repetimos las palabras de la directora general de Facebook, quien mencionó que esta red social se limita a poner la tecnología y que son los usuarios quienes le dan un sentido, que puede ir “desde crear un grupo de amigos a los que les gusta caminar sobre hojas secas o los que lanzan revoluciones”.
Pero no todo mi comentario es negativo. Hoy dice el gobierno estatal que “La Secretaría de Seguridad Pública estará creando una cuenta para informar en el momento que ocurra un hecho violento”. Bien, celebramos el hecho aunque sea reactivo, se haya propuesto por algunos tuiteros desde hace días y no tenga una fecha exacta para crear la cuenta. Esperemos que sea rápido. Mientras tanto, los tuiteros en Tabasco tendremos que escribir sobre el clima, pero siempre y cuando la fuente sea la Conagua (@conaguainforma) o sobre las bonitas frases de @manuelandrade o las actividades de @nunezarturo o de plano, sigamos a @DulceMaria y a @Ninelconde que sí saben de lo que hablan.
Lo demás, puede ser un rumor y no tenemos, aún, donde desmentirlo.
Y para los que quieran revisar si todo lo de arriba es un rumor a no, aquí unos links con las notas:
Sobre los responsables de los rumores:
Sobre la Policía Cibernética: